“La industria es el camino para el desarrollo”

Proyecto Deseo FAIMAEl Coordinador General de FAIMA, Lic. Leandro Mora Alfonsín, presentó un estudio denominado “Diseño para el futuro del mueble argentino”, en el marco de la Conferencia Internacional de Diseño para la Innovación Productiva.

En su exposición, analizó alternativas para mejorar la competitividad de las empresas, y tomó como uno de los puntos centrales para ese objetivo el agregado de diseño. “Hay dos maneras de entender la competitividad: básicamente, la que depende de uno, la endógena, y la que no depende de uno, la exógena. En el primer caso podemos citar el tipo de cambio, las tarifas, los impuestos de todo tipo, y frente a ello se puede tratar de influir o de transmitir intereses, pero es más difícil modificarlas”.

Leandro Mora Alfonsin“En cambio las endógenas son aquellas con las cuales uno se puede diferenciar como producto, es lo que podemos cambiar puertas adentro de la fábrica, y eso es algo que planteamos en el último Congreso de FAIMA. Tenemos que ver como sector -señaló- hacia dónde va la foresto industria en general y hacia dónde va la industria manufacturera en particular”.

Indicó que a su entender “la economía mundial se vuelve cada vez más desafiante y si querés competir tenés que saber que es difícil y que los países más exitosos y desarrollados tienen base industrial, porque -subrayó- la industria es el camino para el desarrollo”.

En torno a esa definición sostuvo que en Argentina la industria representa el 20 por ciento de la mano de obra, paga 32 por ciento más de salarios que la media y registra los menores índices de informalidad.

La industria genera economías

Luego, afirmó que “estamos en un mundo donde se plantean cada vez más desafíos de tipo industrial tecnológico y de comercio internacional, esto último, porque estamos en un mundo cada vez más vendedor que comprador. Cuesta mucho más insertar productos en el mercado internacional porque los países viran hacia comportamientos más proteccionistas, con Estados Unidos a la cabeza, lo que hace 25 años nadie podía sospechar, y China como el que más apuesta al libre mercado, porque tiene de todo para vender y a precios más bajos”.

Proyecto Deseo Linea Nexo

Volviendo a plantear la necesidad de ver los retos que se plantean en la actualidad, Mora Alfonsín citó tres grandes líneas: “Hay desafíos Tecnológicos – laborales, Industriales y de Comercio Internacional.

Sobre los primeros señaló que “con el actual ritmo de la automatización, de acá a un tiempo la mayoría de los segmentos industriales van a poder reemplazar trabajo por máquinas, y en la industria del mueble puede pasar perfectamente”.

Proyecto Deseo Silla Cateto (I) Silla Piano (D)

“Si hoy hay impresiones 3D, dentro de 10 años ni siquiera podemos pensar qué pueda haber, pero seguro, serán nuevas soluciones tecnológicas para el proceso productivo. Eso sabemos que reemplazará a los trabajadores y habrá que capacitarlos tanto a ellos como a los empresarios para que no se queden afuera de estos procesos”.

Más adelante, y en cuanto a los desafíos industriales dijo: “Hace 30 años la industria era 70 por ciento de fierros y personas, y el 30 % restante era servicios. Hoy es casi al revés. El 65 por ciento de la ecuación del agregado de valor es servicios y el 35 por ciento restante las máquinas y las personas”.

“Llenar de intangibles la cadena de valor de servicios -como marca, publicidad, postventa o diseño- diferencian el producto de cualquier manera. Todo eso que hace tu producto distinto respecto a otro, y que implica un servicio, es lo que más agrega valor”.

Proyecto Deseo Linea DS

Y sobre el tema de la comercialización de productos, el tema se vuelve más complejo aún. “Dentro de poco la competencia no será los muebles brasileños en un hipermercado, sino contra muebles alemanes vendidos puerta a puerta por Amazon, por ejemplo. Eso es un riesgo -advirtió- y para ese riesgo tenemos que estar preparado, porque el mundo migra hacia eso, y hay que ser consciente de mejorar tu competitividad para enfrentar eso”.

Ante este panorama, Mora Alfonsín conminó a mejorar el aspecto de los servicios. “Con marketing, diseño, investigación y desarrollo uno mejora las prestaciones de su cadena de valor, y eso pesa cada vez más. Los servicios asociados a la industria generan empleo y van desarrollando nuevas oportunidades, pero si uno no piensa en eso, y no hace las cosas pensando en más allá, uno se quedará en una económica primarizada, o de mero ensamble, y es imprescindible evitar ese riesgo”.

Políticas para el fomento de la productividad

Al finalizar, el representante de FAIMA habló sobre esa problemática que es en sí un viejo y reiterado anhelo del sector privado. “Argentina está lejos de los índices de productividad industrial de los países desarrollados, pero aún así tenemos una industria del mueble de casi 4 mil millones de dólares, que representa el 2,6 por ciento del valor agregado industrial argentino, y emplea casi 95 mil personas entre puestos directos e indirectos. Estas cifras se dan a pesar de tener bajas exportaciones, es decir que cubrimos más bien el mercado interno, y somos un sector eminentemente PYME, lo que lleva a pensar cómo hacemos para que un sector como éste pegue el gran salto”.

Proyecto Deseo Linea Nexo

Expresó que a su entender “se necesita una política industrial que genere los incentivos macro-económicos, fiscales, financieros y legales acordes para el desarrolla, pero hasta que eso llegue el sector privado tiene una responsabilidad estratégica sobre su propio sector”.

“Las cámaras -puntualmente las de la industria de la madera- están para poner manos a la obra para mejorar la competitividad el sector y en eso trabajamos, por ejemplo, en FAIMA con el Proyecto DESEO. Asistimos a las PYMES en materia de diseño, por ejemplo, para diferenciar el proyecto hacia las tendencias del mercado, pensándolas más en el consumidor y ganando nichos que hoy están en manos de industrias más avanzadas”.

En ese sentido, contó que se ayuda a una pyme con un diseñador y generando nuevos productos, que después puede salir o no al mercado, pero eso depende de los niveles de inversión. “Con Proyecto DESEO buscamos la comercialización e internacionalización de algunos productos de alto diseño -afirmó-, algo fundamental para diferenciarlos; y hay que capacitar y formar a los empresarios, para que tomen mejores decisiones, y a los obreros”, añadió.

Sentenció su participación al manifestar que “en el mercado del mueble, si no hacés las cosas bien, si no sabes leer el momento estructural que transitas, te vas a quedar afuera. Por eso, el sector privado se tiene que hacer dueño de su futuro, pensar, explicar y elaborar estrategias y no quedarse de brazos cruzados”.

C La Revista de Apicofom