“El Plan Maestro Forestal marca una clara política Foresto Industrial”

CTM

Lo aseveró el Subsecretario de Desarrollo Forestal, ing. Juan Ángel Gauto, al definir el espíritu esa Ley. Dijo además que es clave porque “le da vida normativa al Programa de Sustentabilidad y Competitividad Forestal, e integra y acompaña la Ley XVI Nº 106 de Dendroenergía”.
El funcionario analizó la serie de actividades que lleva adelante su cartera, y puso especial énfasis en los avances logrados con los programas que promocionan la mejora productiva en la primera etapa de transformación de la madera en Misiones.
“El Programa de Sustentabilidad y Competitividad Forestal tuvo muy buena aceptación, y mostró que hay avidez tecnológica en el sector. Durante el relevamiento que hicimos se recibieron 241 ideas proyectos para mejoras en los aserraderos pequeños y otras 33 para viveros. Esa conducta manifiesta que nuestros empresarios no son conservadores, por el contrario, demuestran su naturaleza emprendedora”.

Juan GautoTras los procedimientos de rigor, Gauto comenta que a través de ese programa “se han financiado planes de negocios para la incorporación de tecnología para 40 aserraderos y 7 viveros”, y valoró que la “satisfacción de esa demanda venga de parte de 22 proveedores metalmecánicos de los cuales el 86% son misioneros, y que los 15 consultores integrados también sean de nuestra provincia”, detalló.
Después de explicar que el financiamiento del programa se da en forma conjunta entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y el Estado nacional y el provincial -encomendando a la Subsecretaría de Desarrollo Forestal su aspecto operativo-; Gauto precisó que las maquinarias más solicitadas son las chiperas, que representan casi la mitad de los pedidos.
“Es que hay demanda de biomasa para utilizarse como leña, fundamentalmente de parte de los secaderos de té y yerba mate que se reconvirtieron a partir de la prohibición del uso de madera de leña nativa. Por eso además, no es casual que la zona con mayor cantidad de pedidos sea en cercanía de la ruta 14, donde se ubican mayoritariamente esos secaderos”.

Chip biomasa (23)
Las otras máquinas más solicitadas son los carros neumáticos y las sierras. “Con las primeras queda claro así que en los aserraderos pequeños el esfuerzo hasta el momento es manual. Con la incorporación de esa tecnología se mejorará entonces la productividad pero también la seguridad en sus trabajos”.
“Por otra parte, el interés en las sierras muestra la necesidad de contar con buenos elementos de corte, para mejorar en la calidad del producto, algo muy requerido en el mercado”.
Contó que también se solicitaron varias moldureras aunque “el programa se focalizó en la necesidad de apoyar y fortalecer la primera transformación, donde hay más atraso tecnológico y más desperdicio y falta de productividad”.
Extensión del conocimiento hacia los pequeños productores
Con respecto al otro sector objetivo al que se le financia la mejora tecnológica, los viveros, Juan Gauto indicó que “casi el 40 por ciento de la demanda pasa por la cuestión clonal, lo que representa un gran salto tecnológico, ya que allí se replicarán los mejores individuos y el beneficio para el sector es muy importante”. Un similar porcentaje de atención se da por parte de quienes apuntan a la ampliación de sus viveros de semillas.

Vivero
Además, recalcó que el vivero modelo de la localidad de Dos de Mayo, que está prácticamente terminado, “funcionará como centro de formación de operarios y pequeños productores relacionados a la actividad silvícola, no solo en lo específico al vivero, sino también en plantación, manejo de suelo, control de malezas y hormigas, manejo de motosierras o aprovechamiento forestal, por ejemplo”.
“De esa manera vamos a establecer un centro de transferencia de tecnología, pensando en armar un Plan Maestro de extensión para miles de pequeños productores y para las escuelas agrarias”, sentenció.
En cuanto a las obras en el Centro Tecnológico de la Madera (en Montecarlo) manifestó que “está terminada a obra civil y ahora se licitará la reparación y mantenimiento de las máquinas preexistentes, para dejar a punto el ala tecnológica de remanufactura que posibilitará la formación de operarios para el valor agregado en la madera”.
Pero el objetivo es ampliar la actividad hacia las empresas del sector privado. “Entre el CTM y la Subsecretaría vamos a coordinar una nueva institución, participada, que ofrezca un servicio y la formación de valor agregado. Tenemos pensado también trabajar en la integración de la práctica concreta de la industria, porque la idea es montar un circuito cerrado de TV donde las operaciones sean filmadas y transmitidas a un aula virtual dentro del centro, y avanzar en una experiencia nueva, la de instalar una cámara en una empresa para que -por ejemplo- un operario dicte una clase master de operación de una máquina e instruya a los participantes que están en esas aulas. Esto va a servir -aseguró-, para formar recursos humanos de excelencia”.

Espacio INN Oberá 1
En cuanto a estos aspectos, cerró su detalle comentando que “El Espacio INN de Oberá será un laboratorio de diseño con y en madera, y está como proyecto para el año que viene”.
La biomasa se fortalece como negocio
Posteriormente, y al momento de explicar la actualidad de la Ley de Dendroenergía, el Subsecretario sostuvo que “acá se está viendo que cuando las medidas responden a la demanda hay buenos resultados. La Ley de Dendroenergía instala el concepto de prohibición de quema de leña de bosque nativo, y eso lo asumió bien la porción del sector que consumía ese material, y permitió valorizar recursos antes desperdiciados”.

Biomasa Forestal 02
“Se logró reapropiar sustentablemente el negocio de la biomasa para energía de bosque nativo a bosque cultivado, que pasó a ser un nuevo negocio”, agregó, para subrayar que “la década 2010-2020 será reconocida como la de la dendroenergía. Las nuevas plantas de generación de energía a partir de biomasa (PINDÓ Eco-Energía en Puerto Esperanza, Misiones; y FRESA, en Virasoro, Corrientes), van en ese sentido”.