Aserradero Puerta de Misiones: un modelo de PyME familiar

IMG_1747

La empresa radicada en la localidad de San José cumplió el pasado 5 de mayo un cuarto de siglo, período en el cual creció en forma sólida y constante. Su historia nace de la mano de Héctor Grygorszyn y Orlando Daniel Caruza, la primera composición societaria, quienes tuvieron a su cargo el inicio del emprendimiento.

“Yo comercializaba madera en la provincia de Corrientes y tenía una gran cartera de clientes, pero llegó el momento en que para poder cumplir de mejor manera con los pedidos pensé en instalar un aserradero, aunque sabía que solo no iba a poder hacerlo. Así fue que encaramos con Daniel Caruza -un amigo y compañero de mi otra gran pasión, el automovilismo-, la posibilidad de comprar un aserradero que en ese momento estaba totalmente abandonado. El tema -agrega Héctor Grygorszyn- era que no teníamos el dinero necesario y acudimos en el año 1992 al Banco de la Provincia de Misiones, que pasaba por un momento complicado, porque tampoco disponía de los fondos necesarios. Pero como creíamos que la iniciativa valía la pena, buscamos la manera y al final logramos comprar el predio -donde funcionamos actualmente- con financiación”.

Héctor Grygorszyn

Héctor Grygorszyn

Asegura que los primeros tiempos fueron difíciles, que se trabajaba para pagar las cuotas y que muchas veces se vendían otros activos para invertir en maquinarias o para solventar su reacondicionamiento; pero se complicó más el panorama cuando, al poco tiempo, su socio tuvo un serio problema de salud: “él tuvo que vender su parte, y como yo no tenía el dinero necesario para adquirirlo, le propusimos a “Rico” Sauer (empresario de Cerro Azul) encarar la nueva etapa juntos”.

“Trabajamos así 9 años, crecimos e invertimos mucho, hasta que en el año 2001 aproximadamente le compré su parte. Desde ese momento ya funcionamos como una empresa familiar, con mis hijos Cristian, Omar y Jonathan”, subrayó Grygorszyn.

Diversificar es clave para poder crecer

El fundador de la empresa cuenta que en la actualidad, el Aserradero Puerta de Misiones produce todo tipo de remanufacturas, como machimbre, tabla, tirantes, molduras, vigas multilaminadas, finger joint, entre otras; y que a pesar de que durante un tiempo exportaron (fundamentalmente a España y Brasil), siempre tuvieron claro su interés por el mercado interno.

IMG_1710

“Abarcamos toda la cadena: en su momento tuvimos vivero (hoy ya discontinuado), poseemos forestaciones, compramos rollos a terceros para el procesamiento en nuestro aserradero, y tenemos secaderos y logística propia; y con todas esas particularidades, vendemos en casi todo el país, incluso llegamos a Tierra del Fuego”. A eso se le agrega, según contó luego, que “abrimos otras unidades de negocios, como el Establecimiento Forestal BOFRA SA (dedicado a la foresto ganadería), y el supermercado Luna SA, en San José”.

Su ordenada forma de trabajo le permitió sortear la crisis reciente del 2015 – 2016 con solvencia. “La sentimos sí, pero no tanto. Nos agarró bien parados, no despedimos gente, algo muy importante para nosotros porque tenemos un compromiso con nuestro personal”. En ese sentido señala con orgullo que “nuestra gente siempre puede hablar con nosotros, nos tiene cerca y tenemos buena relación. Estimo que el 40 por ciento de nuestros casi 100 trabajadores están desde nuestros inicios, jamás pagamos sueldos fuera de término, y si teníamos problemas postergábamos todo el resto de erogaciones, pero abonar los sueldos en tiempo y forma es fundamental para que la gente trabaje con tranquilidad”.

IMG_1729

En el último tramo de la charla, Héctor Grygorszyn dedicó tiempo a dejar asentado que “el Aserradero Puerta de Misiones es un orgullo para toda nuestra familia, y estoy seguro de que para nuestra gente también, porque sé que sienten cómodos”, y aseveró: “No podríamos ser lo que somos sin el profundo compromiso y aporte de mis hijos”, concluyó.